Ely Guerra y Zion, voces que detienen el tiempo.

 
Ely Guerra 2019 / El Cantoral /  Foto Ruido Blanco ©  / Andrés Villela

Ely Guerra 2019 / El Cantoral / Foto Ruido Blanco © / Andrés Villela

 

Hace un mes escuchamos el sencillo Zion y Ely Guerra nos dio una grata sorpresa con este proyecto mezclado en Nueva York por Frank Filipetti y Milo Froideval, de entrada, nos sacudió de la zona de confort en el que nos encontramos, ya que es un álbum fuerte, diferente a lo que venimos escuchando. 

Un sonido único irrumpe el escenario, su voz logra detener este segundo.

En el concierto del pasado sábado 21 de septiembre en El Cantoral, Ely Guerra salió al escenario en medio de una “instalación” audiovisual elaborada al paso de siete años de introspección, dónde vimos un proyecto lleno de vanguardia, profesionalismo y… orgánico.

El trabajo de estudio está basado en lo coral, su voz está dispuesta en muchos layers, capas, es un trabajo meticuloso, artesanal.

Ahora, al interpretarlo en vivo, lograron que cada canción fuera un encuentro personal, limpio, encontrándose con su raíz vocal, desnuda, en consecuencia logró atraparnos con una interpretación escénica de gran alcance, que aunque suene disonante, iba de lo más íntimo a lo más universal, sin escalas.

 
Ely Guerra 2019 /  Foto Ruido Blanco ©  / Andrés Villela

Ely Guerra 2019 / Foto Ruido Blanco © / Andrés Villela

 

Una epifania en medio del encuentro: El futuro de Mexico va de la mano de las mujeres.

Creemos, por lo que estamos viendo y escuchando, que gracias a este proyecto Ely Guerra se presentará en muchos escenarios en las ciudades más importantes alrededor del mundo, ya que es una obra que toca fibras, emociones, y lo hará en muchas latitudes.

Si no lo han escuchado, Zion es un disco que empieza como oración, y al escucharlo, terminas construyendo tu propia montaña. Disfrútenlo en la programación de Ruido Blanco y en la app de IHEART radio.

Texto: Andrés Villela